Deportes

Petro y el dardo que lanzó a la Selección masculina «Ellas han ganado más que los muchachos»

El mandatario señaló que ellas han sufrido "la discriminación en carne propia".

Las jugadoras de la Selección Colombia femenina sub –17 fueron recibidas entre aplausos y alegría en la Casa de Nariño, por parte del presidente Gustavo Petro, luego de obtener el segundo lugar en el mundial de la categoría que se realizó en India.  

El mandatario les hizo un reconocimiento por esta participación histórica, ya que es la primera vez que un seleccionado tricolor llega a una final de un campeonato mundial organizado por la FIFA. 

Sin embargo, en medio del homenaje en el que hicieron presencia el entrenador Carlos Paniagua, en compañía de las futbolistas y junta ellas la vicepresidenta Francia Márquez, la primera dama, Verónica Alcocer y la ministra del Deporte, María Isabel Urrutia, hicieron la entrega de un cheque equivalente a $525.000.000 millones por parte del estado como reconocimiento a su entrega deportiva, que será dividido entre las 21 integrantes de la Selección.

Pero lo que más llamó la atención fue el discurso del presidente Petro en el que recalcó que “hay una discriminación profunda en la mujer en Colombia” y que ellas, lo han vivido en carne propia, por lo que aprovechó para hacer un llamado a los dirigentes del FPC para que se priorice la equidad de género sobre todo en este deporte.

No obstante, Petro no dejó de lado las categorías masculinas y les dijo: “No hay una liga de fútbol femenina y sí una masculina. Con el debido respeto a los muchachos, las muchachas han sacado más títulos que los muchachos, como todo el mundo lo sabe”.

Posteriormente continúo diciendo que su compromiso desde el estado es privilegiar a la mujer para poder evitar la discriminación “Pido a los directivos del fútbol que haya equilibrio. El poder de la mujer está presente”, finiquitó. 

Fuente: Sistema Integrado Digital – RCN Radio – Oscar Barrero.

Deja Tu comentario en Facebook

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba