Noticias de ColombiaPolítica

«Que no nos abudineen el país»: Las polémicas vallas de Katherine Miranda contra Karen Abudinen

La candidata al Congreso puso en marcha su campaña, en la que recordó el polémico verbo 'abudinear'.

Esta semana empezó con un nuevo capítulo del ‘rifirrafe’ que desde hace varios meses han tenido la representante a la Cámara, Katherine Miranda, y la exministra TIC, Karen Abudinen. En esta ocasión, la candidata al Congreso puso en marcha su campaña, en la que recordó el polémico verbo ‘abudinear’, el cual se popularizó después de que la RAE lo asociara con el verbo robar al ver que muchos internautas en Colombia lo usaban.

Miranda publicó en sus redes sociales una pieza gráfica en la que dice «Que no nos abudineen el país», e invita a los ciudadanos a votar por ella. Los mismos internautas mostraron que una valla publicitaria con esa misma frase fue instalada en Bogotá.

Hace solo un mes, la congresista también atacó a la cuestionada exministra TIC, publicando un trino en el que aseguró que la palabra del 2021 fue “abudinear”: “#LaPalabraDelAñoEs ABUDINEAR, por demostrar como la clase política tradicional normaliza la corrupción y se burla de frente de la ciudadanía”, escribió.

Esta publicación inmediatamente fue contestada por la exministra Abudinen, quien le escribió: “Sinverguenza. Todos saben ya que a la única a la que los bandidos de Centros Poblados le tenían miedo era a mí. Les caduqué el contrato y los saqué de su maldito juego. No puede decir ahora que la corrupción tiene mi apellido. Canalla, miserable, bandida”.

Posteriormente, la congresista escribió: “CANALLA quien después de la advertencia de que allí estaba el carrusel de la contratación adjudica el contrato. MISERABLE quien deja a los niños sin internet. Y BANDIDA quien cree que con renunciar se lava el nombre. ¿Dónde están los 70 mil millones de pesos?, escribió.

 

 

 

 

Fuente: Sistema Integrado Digital – RCN Radio – Camilo Andrés Jaimes Osorio

Deja Tu comentario en Facebook

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba