Al InstanteNoticias Internacionales

Bañarse en aguardiente, el ritual que elimina las malas energías para el 2022

Soltar las malas energías del año que termina e iniciar con los deseos y anhelos le permitirá tener un año lleno de amor y estabilidad.

¡Cuando las cosas tienen que pasar, pasan! Y es que la sociedad ha pasado por un cambio tremendo, que ha dado una giro de 180 grados con respecto a años anteriores.

Tras la llegada del covid a inicios de 2020 (año cuatro en la numerología), el mundo inició un proceso de cambio que se extendió hasta el 2021. El encierro, el teletrabajo y las transformaciones en el entorno le ha permitido a algunos comenzar con un ciclo espiritual mayor, donde el cambio fue el punto focal.

Según Laura Espinosa, coach espiritual especializada en Ángeles, el 2022 (año 6 en la numerología) llega cargado de toda la transformación que se vivió en los dos años atrás, hecho que permitirá no solo encontrar el amor, sino también una estabilidad en diferentes ámbitos.

«Qué mejor manera de cerrar el año que agradeciendo y quitándonos todas las cargas de las malas energías«, comenta.

Bañarse en aguardiente, una forma de liberarse de las malas energías 

Aunque existen muchos rituales para terminar el año e iniciar con un nuevo ciclo, utilizar el alcohol, y en específico el aguardiente, permite liberarse de las cargas negativas que se han tenido a lo largo del año.

Pero, ¿cómo hacerlo? Según Espinosa se debe verter el aguardiente desde la garganta hacia los pies y en la parte de adelante y atrás.

«Adelante es la energía consciente todo lo que tú ya sabes. La energía de atrás, en la espalda, es el camino de la vida y es todo lo subconsciente e inconsciente», indica.

Este ritual le permitirá además encontrar partes donde la energía está más cargada y así mismo podrá liberarla.

«Cuando se echen el aguardiente piense en todo lo que se quiere dejar atrás y le puede pasar que le empieza a arder partes del cuerpo porque ahí había energía pesada», menciona.

Para concluir el ritual, es necesario exprimir siete limones y echarlo primero por delante y después por de atrás.

«Dénselo al arcángel Miguel, que es el que lucha contra el mal, los ángeles caídos y parte sobre todos los pesos, cargas, de soltar las situaciones y las emociones que quiere dejar», explica Laura, quien indica que es bueno hacerlo antes de las doce de la noche.

¿Qué hacer a las doce de la noche del 31 de diciembre?

En este punto se inicia el nuevo ciclo, por eso es importante iniciar el año con un ritual que llame la buena energía y cumpla con los deseos que hay en su corazón. Para eso, Espinosa sugiere escribir sus deseos, mientras se consumen las doce uvas. 

Además, tener lentejas y arroz representará la abundancia que tendrá el próximo año. Asimismo, brindar con una copa de champagne para el éxito y la abundancia.

 

 

 

 

 

 

Fuente: Sistema Integrado Digital – RCN Radio – Erika Villanueva

Deja Tu comentario en Facebook

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba