Noticias Internacionales

Celoso le cortó las manos a su esposa y las entregó en una caja

El sujeto había llevado a la mujer a un bosque y con un hacha cortó sus extremidades.

Los celos son la principal causa de violencia contra la mujer en el mundo, y esta vez no fue la excepción. Un nuevo caso dejó perplejos a los habitantes de un pueblo en Rusia.  

Margarita Gracheva una joven rusa de 26 años quien compartía con su pareja sentimental Dmitry Grachev, vivió un aterrador momento luego de que su esposo decidiera llevarla a un bosque para cometer un acto de violencia que consternó a todo el país.

Los hechos se presentaron en una zona natural que se ubica a las afueras de Moscú (Rusia), luego de que la mujer dejara a sus pequeños en el jardín. Momentos después fue increpada por este sujeto que sin mediar palabra la llevó hasta este lugar.

No obstante, la mujer en su duro relato manifestó que una vez allí, Grachev le dijo que pusiera sus manos sobre un árbol, mientras ella con el pánico que la rodeaba, le manifestaba que no le hiciera daño alguno, y le preguntaba por qué lo hacía.

Esto no le importó a este sujeto que cogió un hacha, y comenzó a cortarle las manos a su esposa, hasta que se las quitó de manera definitiva, todo porque aseguró que sentía celos.

Luego de que se cometiera este ataque atroz, el hombre acudió a un centro asistencial junto con Margarita que no paraba de sangrar; para que un especialista pudiera atenderle y así curar las heridas que había ocasionado.

Lo increíble del asunto, es que el individuo entregó en una caja la mano derecha de su expareja, y consiente de lo que acaba de ocurrir, buscó una estación policial y se entregó a las autoridades.

Este caso trajo preocupación en este país, ya que las leyes de violencia doméstica contra la mujer no son tan estrictas, luego de que en el año 2017 el presidente Vladimir Putin eliminara algunos códigos penales sobre estos delitos. 

Sin embargo, Grachev fue condenado a 14 años de prisión; y además la Corte Suprema Europea, declaró que el Gobierno de Rusia debía indemnizar a la mujer con un monto de 400.000 dólares, teniendo en cuenta la eliminación de estas leyes.

Finalmente, la mujer dice que ha sido muy duro poder contarles a sus hijos lo sucedido y que cada vez que les preguntan dice que fue por accidente que perdió sus manos.

Fuente: Sistema Integrado Digital

Deja Tu comentario en Facebook

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba