Curiosidades de algunos pueblos indígenas de Latinoamérica

Los pueblos indígenas aún sufren la exclusión, la marginación, la violencia, la pobreza y afrontan importantes dificultades para disfrutar de sus derechos básicos.

En América Latina existen 42 millones de indígenas quienes resguardan la memoria histórica y cultural de todo un continente. Si bien se han creado mecanismo para la protección de los indígenas, este no ha sido un proceso regional uniforme y todavía sufren la pérdida de sus tierras y hasta el genocidio. Actualmente existen 826 pueblos indígenas y la mayor población se encuentra en Bolivia, Guatemala y Perú.

LEA TAMBIÉN:

“Agro sí, minas no” rechazan los peruanos al proyecto Tía María

Sus coloridos vestuarios, sus tradiciones y costumbres milenarias son solo algunos de los elementos que los hacen indispensable en el patrimonio material e inmaterial de la región. Hoy te traemos algunas curiosidades para celebrar esta diversidad y riqueza cultural.

Mayas

Los mayas inventaron lo que hoy conocemos como chicle. Mediante la recolección de la savia del chicozapote, uno de los árboles más abundantes de la zona y haciendo incisiones en zig-zag sobre su corteza para que ésta fluyera hacia los recipientes colocados en la base del árbol, obtuvieron una goma masticable que usaban para limpiarse los dientes y la boca o para inhibir el hambre en los rituales de ayuno.

El nombre con que los mayas conocían esta goma fue “sicte”, que significa sangre o fluido vital y con ella comerciaron con otros pueblos mesoamericanos. Su uso se extendió en tiempo y en espacio, de manera que llega a los aztecas con el nombre de “tzictli” (para quienes la palabra significa pegar) y de allí pasa a la lengua española como chicle.

La producción actual de goma de mascar ha evolucionado completamente, teniendo como materia prima derivados del petróleo. Aunque todavía hay comunidades que luchan por mantener y vivir de la tradición chiclera maya. Fuente BBVA

Azteca

Maquillaje

En el imperio Azteca, la moda para las mujeres era lucir una piel amarilla. Para conseguir este efecto sobre sus pieles naturalmente morenas o de color bronce se untaban sobre las mejillas tierra amarilla o una crema que contenía axin, una sustancia amarilla obtenida al cocinar y aplastar insectos.

Para adornarse el cuerpo, también, se oscurecían las manos y las pieles con resina quemada y tinte, y se dibujaban intrincados diseños en manos y cuellos cuando iban a un sitio especial.

Algunas usaban el pelo corto, para que su pelo alcanzara su nariz. Era cortado y teñido con barro negro para que dieran importancia a su cabeza y para conseguir un brillo perfecto le daban siempre un último aclarado con un tinte color índigo (violeta o púrpura).

Sus caras eran pintadas con polvo seco y coloreado. Fuente The Guardian

Incas

Escuadrón de mujeres

El imperio Inca tenía dentro de su ejército un escuadrón de mujeres que ayudaban al pueblo en caso de desastres naturales, esta tarea era conocida por el nombre La Chunga (hoy diríamos defensa civil).

La Chunga consistía en curar y ayudar a los heridos e intentar salvar a los que estaban en peligro. Asimismo, cuando el ejército marchaba fuera de sus fronteras iba acompañado por mujeres a los lugares de batalla.

A pesar de que era una sociedad sumamente patriarcal, las mujeres en el imperio Inca también cumplieron otros roles sociales más allá del doméstico. Fuente: Pressreader

Mapuche

Arte marcial

Los mapuches cuyo nombre significa gente de la Tierra desarrollaron un arte marcial llamada Kollellaullin. Los guerreros weichafes las unidades elite de los mapuches, eran entrenados en este arte marcial desde pequeños. No solo era un arte marcial de combate sino también eran entrenados mentalmente en la resistencia al dolor y en la aceptación de la muerte mediante duros ejercicios. Este arte marcial es exclusivamente mapuche y el más letal creado por indígenas,

Entre los ejercicios estaban largos ayunos en solitario en los bosques o montañas, sentarse en brazas hirviendo, o desnudos en la nieve, bañarse varias veces al día en las frías aguas de cascadas, entre otros. El guerrero mapuche iba a la guerra recién bañado y con ropa limpia, pues para él la guerra era algo sagrado, un campo de acción donde podía manifestar lo mejor de sí mismo y sus más altas cualidades.

La resistencia al dolor era importante entre los Weichafes, como la entrega en paz consigo mismo ante una “buena muerte”. Fuente: Pressreader

Aymaras

Tiempo

Los aymaras no tienen un vocablo para tiempo, pero tienen palabras para ayer y año, para viejo y lento, y para otros conceptos relativos al tiempo.

Su concepto de tiempo es opuesto a todas las demás culturas del planeta; para ellos, el pasado se ve delante y el futuro aguarda detrás. Cada idioma refleja de forma particular una visión del mundo. En el idioma aymara es muy importante marcar si el hablante vio o no cómo sucedía la acción. Mientras no esté al alcance de los ojos, no se da nada por cierto.

Para ellos el tiempo es elástico y relativo y tienen una concepción diferenciada del tiempo, y el uso de un solo vocablo, “pacha” para lugar espacial o temporal.

Por eso, el futuro estaría detrás de uno, porque no es visible; y el pasado, delante, que es lo que ya vieron los ojos.

Las principales actividades económicas de los aymaras son la agricultura, la ganadería, la minería, el comercio, la pesca y la venta de fuerza de trabajo.Fuente Educa.com

Quechua

Medicina

Los quechuas utilizaban la quinina un alcaloide natural, blanco y cristalino, que se encuentra naturalmente en la corteza del árbol cinchona para suprimir el hambre, la sed, el dolor y la fatiga; también la utilizaban para aliviar la enfermedad de la altitud.

En 1638, la ciencia conoce las propiedades antimalarias de la corteza de la quina cuando los curanderos nativos la emplearon para tratar la malaria que sufría la Condesa de Chinchón, Ana de Osorio, esposa del virrey de Perú.

La leyenda ha sido ampliamente discutida, el hecho es que gracias a los conocimientos medicinales de las tribus nativas quechuas, se desarrolló posteriormente un tratamiento contra la malaria.

Los Quechuas como otros pueblos originarios viven en armonía con la naturaleza porque para ellos cada elemento se relaciona mutuamente con todos los demás; el hombre, la tierra, los animales, el bosque, toda la naturaleza.
Fuente medicinaintercultural.org

Deja Tu comentario en Facebook