Noticias de ColombiaPolítica

«El cambio no es para vengarnos»: Gustavo Petro, presidente electo de Colombia

En un discurso de 41 minutos, Petro se refirió a la economía, a los jóvenes "capturados por protestar", al cambio climático y a la región.

El presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, aseguró tras ganar este domingo en segunda vuelta que «hoy es día de fiesta para el pueblo» y dedicó su triunfo, que calificó como «la primera victoria popular», a la ciudadanía.

En un mensaje conciliador que tuvo varios momentos emotivos, Petro aseguró que este momento es “histórico” para Colombia, América Latina y para el mundo.

“Aquí lo que viene es un cambio de verdad, un cambio real, en ello comprometemos la existencia a la vida misma y no vamos a traicionar ese electorado, que lo que le ha gritado al país y a la historia, es que a partir de hoy Colombia cambia, Colombia es otra. Un cambio real que nos conduce a algunas de los planteamientos en estas plazas públicas. La política del amor”, dijo el presidente electo.

Aseguró que su ascenso y el cambio que representa, no será para vengarse de quienes estuvieron en su contra.  

“No es un cambio para vengarnos. No es un cambio para profundizar el centralismo en la sociedad colombiana, nuestros padres y nuestros abuelos nos enseñaron que significa el sectarismo y el odio en la historia de Colombia. El cambio consiste precisamente en dejar el odio atrás”, explicó el líder político.

En un discurso de 41 minutos, Petro se refirió a la economía, a los jóvenes que han sido «capturados por protestar», al cambio climático y a las relaciones internacionales.  

“Agradezco a mi mamá que está exiliada”

El presidente electo de Colombia mostró su lado más humano al agradecer a su familia, entre ellos a su mamá, quien se encuentra exiliada.

“Quiero agradecerle a mi mamá que no está aquí con nosotros, está exiliada. Se tuvo que ir, a mi padre aquí presente, que cogió las banderas para luchar a mis hijos e hijas y a todos aquí”, afirmó.

“Quiero agradecerle a Verónica que me ha aguantado durante años y ha llorado un espacio de liderazgo propio y quiero agradecerle a Francia con todo lo que eso significa para el pueblo colombiano”, añadió.

Además, agradeció Gracias a todo es esfuerzo, gracias a esa enrome fuerza que viene de antaño, que viene de atrás de generaciones, que ya no están con nosotros. Somos parte, apenas de un acumulado, somos la sumatoria de la resistencia de Colombia. Hemos congregado o solo ese pasado de luchas, de resistencias y de rebeldías, contra la desigualdad.  

Primera Línea

Petro también se refirió a un delicado tema, que tiene que ver con los jóvenes de la primera línea, un grupo que se gestó en las manifestaciones en medio del estallido social.

“Cuánta gente que desapareció de los caminos de Colombia y cuánta gente que murió. Cuántos jóvenes encadenados y presos simplemente por tener esperanza”, manifestó en medio de su discurso.

El presidente electo mencionó al fiscal General de la Nación, Francisco Barbosa; y a la procuradora General de la Nación, Margarita Cabello Blanco. 

“Yo le solicito al fiscal general de la Nación que libere a nuestra juventud. Liberen a los jóvenes. Y le solicitó a la procuradora General de la Nación que restituya en sus puestos a los funcionarios de elección popular. Ya no es momento de los odios, este gobierno que va a iniciar el 7 de agosto, es un gobierno de la vida, es el Gobierno que quiere restituir a Colombia”, indicó.

Uno de los momentos más emotivos del discurso, se generó cuando a la tarima salió el exalcalde de Bogotá, Antanas Mockus. En ese momento, Petro dejó a un lado su discurso y abrazo al político agradeciéndole su presencia y apoyo.

Mensaje de unión

De igual manera, trazó su objetivo central como la unión de todos los sectores de Colombia.

«La paz significa que los 10 millones de electores de Rodolfo Hernández son bienvenidos en este gobierno. Significa que Rodolfo Hernández, que hizo una campaña interesante, puede dialogar con nosotros cuando quiera. Significa que no vamos a partir de este gobierno a utilizar el poder en función de destruir al oponente. Significa que los perdonamos, que la oposición que tendremos”, sostuvo.

Petro afirmó que “la oposición, sea la de Uribe, la de Federico o la de Rodolfo, será bienvenida. El clima político que nos ha acompañado este siglo. Podremos construir el gran acuerdo nacional, y tiene que ser con toda la sociedad”.

Además, agradeció Gracias a todo es esfuerzo, gracias a esa enrome fuerza que viene de antaño, que viene de atrás de generaciones, que ya no están con nosotros. Somos parte, apenas de un acumulado, somos la sumatoria de la resistencia de Colombia. Hemos congregado o solo ese pasado de luchas, de resistencias y de rebeldías, contra la desigualdad.  

Primera Línea

Petro también se refirió a un delicado tema, que tiene que ver con los jóvenes de la primera línea, un grupo que se gestó en las manifestaciones en medio del estallido social.

“Cuánta gente que desapareció de los caminos de Colombia y cuánta gente que murió. Cuántos jóvenes encadenados y presos simplemente por tener esperanza”, manifestó en medio de su discurso.

El presidente electo mencionó al fiscal General de la Nación, Francisco Barbosa; y a la procuradora General de la Nación, Margarita Cabello Blanco. 

“Yo le solicito al fiscal general de la Nación que libere a nuestra juventud. Liberen a los jóvenes. Y le solicitó a la procuradora General de la Nación que restituya en sus puestos a los funcionarios de elección popular. Ya no es momento de los odios, este gobierno que va a iniciar el 7 de agosto, es un gobierno de la vida, es el Gobierno que quiere restituir a Colombia”, indicó.

Uno de los momentos más emotivos del discurso, se generó cuando a la tarima salió el exalcalde de Bogotá, Antanas Mockus. En ese momento, Petro dejó a un lado su discurso y abrazo al político agradeciéndole su presencia y apoyo.

Mensaje de unión  

De igual manera, trazó su objetivo central como la unión de todos los sectores de Colombia.

«La paz significa que los 10 millones de electores de Rodolfo Hernández son bienvenidos en este gobierno. Significa que Rodolfo Hernández, que hizo una campaña interesante, puede dialogar con nosotros cuando quiera. Significa que no vamos a partir de este gobierno a utilizar el poder en función de destruir al oponente. Significa que los perdonamos, que la oposición que tendremos”, sostuvo.

Petro afirmó que “la oposición, sea la de Uribe, la de Federico o la de Rodolfo, será bienvenida. El clima político que nos ha acompañado este siglo. Podremos construir el gran acuerdo nacional, y tiene que ser con toda la sociedad”.

Modelo económico

Dentro de su propuesta económica, Petro dejó en claro que va a “desarrollar el capitalismo en Colombia”, con un modelo de producción desde el campo.

“Nosotros vamos a desarrollar el capitalismo en Colombia, no porque lo adoremos sino porque tenemos primero que superar la premodernidad en Colombia, el feudalismo en Colombia y los nuevos esclavismos, la nueva esclavitud. Tenemos que tener un espacio para las comunidades indígenas, para que se desarrolle su economía, su cultura. Tener una económica popular que se pueda fortalecer a través de la productividad, la educación y el crédito barato. De ahí saldrán formas del capitalismo, ojalá democrático, productivo y no especulador, serán nuevas formas de relacionamiento”, afirmó.

Propuso “transitar de la vieja economía extractivista, que mataba la vida, hacia una nueva economía productiva que pueda hacer crecer en toda Colombia, puestos de trabajo y producción que es la base misma de la riqueza».

“Solo sobre la base de crecer económicamente y de producir es que podremos redistribuir, no se puede redistribuir sin producir, por tanto, si queremos redistribuir, para que la sociedad sea más igualitaria, tenemos que producir en el campo, en la industria, en el turismo y sobre la base del conocimiento que s como se produce en el siglo XXI”, agregó.

Cambio climático

De igual manera se refirió al calentamiento global, y a la política que adelantará para frenar las emisiones de CO2, dándole mayor importancia a la selva amazónica.  

“La ciencia nos ha dicho que como especie humana podemos perecer en el corto plazo, que las dinámicas de acumulación que un mercado desaforado y unos deseos de codicia y ganancia y un consumo desaforado, está a punto de acabar con las bases mismas de la existencia, y no lo dicen las izquierdas o derechas, sino la ciencia”, indicó.

Aunque Petro aclaró que no somos de esos países consumidores, sí aseguró que se debe salvar la selva, para salvar la humanidad.  

“No somos uno de estos países que emiten enormes cantidades el CO2 y los gases efecto invernadero, pero estamos al lado de una de las mayores esponjas que consumen los gases efecto invernadero que otros países arrojan; la selva amazónica. Las selvas de América latina hoy se imponen que Colombia trate de salvar la selva amazónica, en función de salvar la humanidad”, dijo.

Relaciones internacionales

Por último, llamó a la unión de toda la región estableciendo un “diálogo en las Américas”, donde dejó claro que no habrá exclusiones.  

“Me han llamado casi todos los presidentes de América Latina y creo que hoy sí podemos proponer un diálogo en las Américas, sin exclusiones de ningún pueblo, ni de ninguna nación, aceptando toda la diversidad que América”, manifestó.

También se refirió a la relación con los Estados Unidos, asegurando que debe haber mayor diálogo ante la producción de gases efecto invernadero.  

“Llegó el momento de sentarnos con el gobierno de Estados Unidos y dialogar lo que significa que allá se emitan gases efecto invernadero y aquí los asumimos y los absorbemos, a partir de nuestra selva amazónica”, añadió.

Así las cosas, propuso al gobierno de los Estados Unidos y a América, “establecer los pasos de la construcción de una economía descarbonizada. Los pasos de la construcción de una economía de la vida en toda Latinoamérica”.  

“Me llamo Gustavo Petro y soy su presidente”, concluyó.

Fuente: Sistema Integrado Digital – RCN Radio – Vanesa Peralta

Deja Tu comentario en Facebook

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba