Espiritual

El prelado iraquí considera que la comunidad cristiana está amenazada por la confrontación entre los Estados Unidos e Irán

El arzobispo de Erbil, Kurdistán, Irak expresó una medida de alivio ante la declaración del presidente Trump.

El arzobispo de Erbil, Kurdistán, Irak -donde una base militar estadounidense fue alcanzada por un misil iraní el 7 de enero de 2020- expresó una medida de alivio ante la declaración del presidente Trump al día siguiente de que “Irán parece estar retirándose”. Sin embargo, el arzobispo caldeo Bashar Warda expresó su preocupación por el hecho de que Irak corre el riesgo de convertirse en el escenario de nuevos enfrentamientos entre las dos naciones. “No queremos vivir con miedo y ansiedad”, dijo a Ayuda a la Iglesia Que Sufre (ACN). “La paz y la armonía” en Irak, dijo, son claves para “la supervivencia del cristianismo en el país”.

El 7 de enero, Irán también disparó hasta 15 misiles balísticos contra una base aérea iraquí que alberga tropas estadounidenses. Los ataques se produjeron en represalia por el ataque con drones estadounidenses del 3 de enero cerca del aeropuerto de Bagdad que mató al principal líder militar iraní, Qasem Soleimani, jefe de la Fuerza Quds de élite de la Guardia Revolucionaria iraní.

No hubo bajas en ninguna de las dos bases militares, informó el presidente Trump, quien anunció que se impondrían sanciones adicionales, aún no especificadas, a Irán en respuesta a los ataques. Sin embargo, el presidente declaró que EE.UU. está preparado “para abrazar la paz”, incluso cuando la retórica acalorada de los líderes iraníes insinuó nuevos ataques.

En una declaración formal enviada a ACN, el arzobispo Warda dijo que “las actuales tensiones entre las dos potencias no deben escalar”. Añadió que “Irak ha estado sufriendo guerras por el poder durante décadas; han desgarrado nuestro país”. Los conflictos en curso han tenido un impacto desproporcionado en los cristianos iraquíes y otras minorías, que a menudo se vieron atrapados entre las facciones en guerra o fueron directamente atacados, como en la campaña genocida de ISIS que mató a cristianos y yazidis.

El arzobispo dijo que “las actuales tensiones amenazan la grave fragilidad de las comunidades, que están cansadas de la guerra y de sus trágicas consecuencias. Han sufrido continuamente demasiado y ya no pueden afrontar un futuro desconocido”. Añadió que estas comunidades vulnerables, acosadas por “miedos y ansiedades, … necesitan la certeza, la tranquilidad, la esperanza y la creencia de que Iraq puede ser un país pacífico para vivir en lugar de ser víctimas y un interminable daño colateral”.

“En la última década, en particular desde el comienzo de la guerra civil siria en 2011, el apoyo a las comunidades cristianas de Oriente Medio ha sido una de las principales preocupaciones de Ayuda a la Iglesia Que Sufre”, dijo Edward Clancy, director de extensión de ACNUSA. En este período, ACN ha proporcionado más de 129 millones de dólares en ayuda humanitaria y otros apoyos esenciales en más de 56 millones de dólares a los cristianos sólo en Iraq. El apoyo continuo es de vital importancia para preservar la presencia cristiana en la región. “Sólo en Irak, según algunas estimaciones, el número de cristianos ha disminuido en un 90 por ciento desde 2003, cuando los EE.UU. invadieron Irak”, dijo Clancy. Tal vez queden tan sólo 150.000 cristianos en el país.

“Esperamos que, pase lo que pase, las potencias occidentales hagan todo lo posible para asegurar la protección de los cristianos en Oriente Medio”, dijo Clancy. El arzobispo Warda concluyó su declaración pidiendo “la acción urgente de la comunidad internacional para usar su influencia para atenuar las tensiones”. Nuestra oración es por la paz y el diálogo que resulten en un resultado justo”.

 

 

Fuente: ACN Colombia

Deja Tu comentario en Facebook

Publicaciones relacionadas