Deportes

Futbolista fue condenado a cinco años de prisión por violencia de género

Es la tercera reincidencia del deportista quien ha integrado la selección nacional.

El futbolista guatemalteco Marco Pablo Pappa fue condenado este lunes 14 de febrero a cinco años de prisión obligatorios por violencia contra la mujer, un delito del que es reincidente por tercera vez bajo la ley del país centroamericano.

El Tribunal Primero de Femicidio del Organismo Judicial guatemalteco impuso este lunes la sentencia al futbolista de 33 años y exjugador de la selección local, por un caso de violencia en contra de su expareja Andrea Aparicio.

La condena corresponde al segundo de tres juicios planteados por Aparicio ante la justicia guatemalteca en los últimos años en contra de Pappa, siempre bajo cargos de violencia contra la mujer.

Por el primer caso, el futbolista fue condenado el 7 de enero de 2020 a cinco años de prisión conmutables a cambio de 1.200 dólares de multa, tras declararse culpable por una agresión en 2019 a Aparicio en el departamento de Quetzaltenango.

El segundo caso, por el que este lunes ha sido condenado a cinco años de prisión, esta vez inconmutables, señaló al deportista de agredir a su pareja en julio de 2020, delito por el cual se entregó a la justicia el 31 de agosto del mismo año tras varias semanas prófugo.

El pasado 25 de junio, Pappa fue nuevamente acusado por violencia contra la mujer por Aparicio, ahora dentro de la cárcel en la que se encuentra desde agosto de 2020.

El abogado del futbolista, Gustavo Juárez, aseguró a periodistas en las afueras del tribunal que respetan la sentencia «aunque no compartimos» la decisión.

Además, recordó que Pappa lleva ya en prisión un año y seis meses, por lo que podría buscar una salida anticipada a partir de los dos años y medio de cumplimiento de su condena, de acuerdo a la ley guatemalteca.

La primera vez que el exjugador del Chicago Fire estadounidense fue acusado por violencia doméstica en Guatemala fue en 2018 por su expareja Francesca Kennedy. En aquella ocasión, Pappa pidió disculpas públicas como parte del arreglo procesal entre ambas partes.

El exinternacional guatemalteco jugó entre 2012 y 2014 en el SC Herenveen holandés, donde no disputó muchos minutos, y sobresalió en el fútbol estadounidense con el Chicago Fire (2009-2012), el Seattle Sounders (2014-2015) y el Colorado Rapids (2016) antes de volver al Municipal de su país.

La violencia contra mujeres y niñas es una violación grave de los derechos humanos y el derecho de las mujeres a vivir sin violencia está recogido en acuerdos internacionales.

En el ámbito mundial, solo el 40 por ciento de las mujeres busca ayuda tras sufrir violencia, lo que obliga a las instituciones a promover políticas de prevención y auxilio.

 

 

 

Fuente: EFE – RCN Radio

Deja Tu comentario en Facebook

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba