Noticias de ColombiaPolítica

Las insólitas excusas de algunos congresistas para no bajarse el sueldo

Actualmente, un congresista gana más de 35 millones, sin embargo, algunos dicen que el sueldo no les alcanza.

Mucha polémica se ha generado las últimas semanas en Colombia por cuenta del nuevo aumento del salarios de los miembros del Congreso, que ahora ganan $35’316.133 pesos mensuales, a pesar de que la ciudadanía les ha pedido en repetidas ocasiones que se rebajen el salario teniendo en cuenta las inmensas desigualdades que se ven en el país.

Por esta razón,, el senador youtuber Jonathan Ferney Pulido Hernández, también llamado Jota Pe, radicó su propio proyecto de ley para bajar el salario que devengan los congresistas, iniciativa que se ha caído 19 veces en los últimos 22 años, usualmente porque los congresistas no quieren votar un proyecto que les quita sus propios beneficios.

Buscando que su iniciativa no se hunda, y lograr el apoyo de alrededor de 60 senadores y 100 representantes a la Cámara, Hernández usará como estrategia revelar los nombres de los congresistas que no le harán conejo a los colombianos.

No obstante, algunos congresistas han salido al paso a Jota Pe y dicho que no caerán ante esta estrategia, que algunos detractores de Hernández han calificado como un chantaje.

En medio de esta controversia, se han conocido algunos de los argumentos de varios congresistas para decidir no apoyar la reducción de salarios tal y como lo piden miles de ciudadanos en el país.

«Nunca había aguantado tanta hambre como en el Congreso»

El representante Jhon Fredy Núñez, quien ocupa una de las 16 curules de paz, explicó por qué no ha apoyado el proyecto de bajarse el salario, haciendo una declaración que a muchos les ha sorprendido, dado que dijo que «nunca había aguantado tanta hambre como en el Congreso».

Nuñez señaló que los representantes de la curules de paz hacen bastante presencia en territorios, por lo que gastan mucho cuando vienen a Bogotá: «En regiones tenemos que andar con escoltas, dos o tres carros más asesores. Es un desgaste para poder cumplirle a la gente (…) Nos toca trasladarnos y la vida en Bogotá no es barata”.

Finalmente señaló que le ha tocado aguantar hambre por cuenta de las largas jornadas de trabajo: “Yo nunca en mi vida había aguantado tanta hambre como había aguantado aquí en el Congreso. Cuando nos citan a plenarias a las 9:00 de la mañana y salimos a las 8:00 de la noche, no podemos movernos”, dijo Núñez en entrevista con La W.

«Solo me quedan $8 millones libres»

La senadora del partido Alianza Social Independiente (ASI), Berenice Bedoya, también sorprendió al decir que no apoya la reducción de salarios porque ellos tienen muchos gastos, en su caso, señaló, que solo «quedan libres unos 8 millones de pesos».

“He hecho cuentas sobre lo que vale hacer el mantenimiento de un carro, de las camionetas, el sostenimiento de los escoltas cuando sale con uno porque toca pagarle el hotel, los viáticos y la comida (…) Haciendo descuentos de la seguridad social y lo que le retienen, quedan libres unos ocho millones de pesos”.

Por su parte, la senadora Isabel Zuleta, coincidió con algunos de sus colegas al decir que los congresistas no gastan lo mismo que otros profesionales, y que sus viajes valen.

«Bo gastamos lo mismo que todos, no en todos los trabajos hay que viajar tanto como a los que nos gusta hacer la tarea de visitar los territorios, no todos hacen reuniones con comunidades, gremios y academia. Debate si, pero con profundidad y sin bullying mediático», dijo la senadora del Pacto Histórico.

A medida que se debate sobre este tema, sigue llamando la atención que congresistas de partidos alternativos no hayan apoyado esta iniciativa, a diferencia de varios miembros de partidos tradicionales.

Fuente: Sistema Integrado Digital – RCN Radio – Camilo Andrés Jaimes Osorio

Deja Tu comentario en Facebook

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba