Noticias de Colombia

Pautas para que progresen las empresas familiares

Fotografía tomada de noticias.infocif.es


Las iniciativas empresariales colombianas fracasan en los primeros tres años, más aún las Empresas Familiares (E.F), que representan el 70% del sector real de la economía

Las causas más relevantes para que quiebren los microempresarios son el elevado endeudamiento, la reducción de ventas, los malos manejos administrativos, la falta de capacidad para competir, la falta de personal competente, entre otros factores.

El gobierno corporativo en las EF propone implementar prácticas de transparencia que mejoren la gestión de estas organizaciones, como el uso de juntas directivas y la creación de asambleas familiares.

A diario las Empresas de Familia (EF) están sometidas a una serie de inconvenientes y errores, que de no ser manejados adecuadamente pueden llevarlas a desaparecer del mercado.

Es por eso, que los empresarios pymes familiares deben aprender a identificar las debilidades y fortalezas de sus EF, para manejar adecuadamente los conflictos que se presentan permanentemente en esta clase de organizaciones comerciales.

Pensando en ello, Jorge Gámez Gutiérrez, economista y PhD en ciencias empresariales, consultor, investigador y profesor del programa de Administración de Empresas de la Universitaria Agustiniana (Uniagustiniana) y de la Universidad de la Salle, publicó el libro Empresas de familia. Casos y cosas, con el que busca brindar pautas para que los microempresarios puedan resolver de manera práctica las dificultades que surgen a diario en sus negocios.

Ante la poca oferta de publicaciones dirigidas a los pequeños empresarios se presenta este trabajo, editado por la Universidad de La Salle y la Uniagustiniana, como un esfuerzo por acercar los avances de investigación a los interesados y rinde tributo a los empresarios familiares que contribuyen en la generación de empleo, riqueza y desarrollo.

“La publicación presenta con casos prácticos los problemas y soluciones que pueden adoptar los micro y pequeños empresarios de familia, para que sus unidades productivas no se acaben”, afirma Gámez. Además, se convierte en una herramienta útil, “para que estos microempresarios que no cuentan con los recursos suficientes para contratar una consultoría costosa que les ayude a resolver sus falencias, con las recomendaciones allí consignadas, puedan superar los escollos que tengan en sus entidades”, enfatiza el experto de la Uniagustiniana.

Estrategia

Para lograr que esta asesoría llegue al público, el autor se vale de un estilo diferente a manera de cuentos didácticos que llevan al lector a reflexionar sobre las estrategias a seguir, para consolidar la continuidad de la empresa en las nuevas generaciones.

Quien lea esta obra en total encontrará once casos que se presentan como situaciones que están por resolver y diez como escenarios con un manejo creativo de sus condiciones.

Algunos títulos de esas historias son: Creé una empresa, pero no sé nada de administración; No tenemos organizada la empresa, no manejamos horarios ni sueldos y Planear empresas en el sector agrícola es casi imposible.

Datos importantes 

Según estudios de la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras), el 86,5% de las empresas en Colombia son familiares, con una tasa de fracaso del 87%. Esta situación se presenta también en Latinoamérica y es muy parecida, de acuerdo con las estadísticas conocidas. El cierre de una empresa tiene serios impactos en la familia y en la sociedad.

Entre tanto, las investigaciones realizadas sobre los problemas de las pymes de familia indican que estos giran en torno a la mala gestión del conflicto familiar; inclusión de la familia en la empresa sin contar con la formación suficiente para hacer aportes.

Igualmente está no contemplar planes para enfrenar la ausencia del fundador; posponer la salida de la empresa; confundir los flujos de la empresa con los de la familia; luchas internas por la propiedad y la gestión, y ausencia de planeación, entre muchos otros.

Germán Zarama de la Espriella, vicepresidente de Seccionales y Comunicaciones de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), en el prólogo de libro al respecto señala: “Entre los factores más comunes de fracaso y errores familiares se destacan el no tener ventajas competitivas sostenibles y los gobiernos familiares que no generan culturas de alta confianza y participación, claves en modernos sistemas de innovación”.

A su vez, el experto mexicano Imanol Belausteguigoitia en la presentación del texto aconseja “separar empresa y familia suele ser una recomendación práctica para prevenir la confusión y, así, dejar claro lo que corresponde en cada uno de estos sistemas. Aplicar la lógica empresarial en los negocios, dejando que permee en ellos lo valioso de la familia, como el amor, es una práctica que rinde frutos en ambos sistemas”, que en el caso de las pymes colombianas es más complejo

Vale la pena destacar que el gobierno corporativo en las EF propone implementar prácticas de transparencia que mejoren la gestión, como el uso de juntas directivas; la creación de asambleas familiares y la divulgación de información para los miembros de la familia, entre otras.

Deja Tu comentario en Facebook

Publicaciones relacionadas