Mamá ya voy para la casa: fue lo último que se supo de Sharick Alejandra.

El principal sospechoso del asesinato de la niña vendía chorizos en El Retorno, Guaviare, a donde había llegado hace poco.

La noche de este miércoles 10 de julio el municipio de El Retorno, en Guaviare, vivió uno de los hechos más macabros que nunca antes se había presentado en esta parte del país.

Miles de personas salieron a las calles de este municipio a buscar a Sharick Alejandra Buitrago Rayo, una menor de diez años que salió -según su familia- a hacer tareas como lo hacía casi a diario, pero esta vez no regresó a su casa.

La menor, que se había comunicado minutos antes con su mamá para decirle que ya iba para su vivienda, transitó las calles del municipio por última vez sin pensar lo que le iba a suceder.

“Ella ya venía para la casa cuando, en ese momento, pasó por el supermecardo y ahí se encontró con una de la amiguitas del pueblo quién le prestó el celular y le dijo que la esperara afuera en la silla. En ese momento se le acerca un sujeto y se la lleva con engaños”, aseguró Jorge Eliecer Rayo, uno de sus seis tíos por parte de la mamá.

El tío de la menor afirmó que la búsqueda empezó cuando pasaron los minutos y ella no llegaba a la casa, motivo por el cual comenzaron a preguntarles a las personas del municipio sobre su paradero, quiénes de inmediato se unieron para iniciar la búsqueda de la niña.

“Cuando hicimos la bulla e incluso perifoneo, nos dicen que la niña estuvo en el supermercado. Revisamos las cámaras y es ahí cuando nos damos cuenta que un sujeto, que había llegado hace unos dos meses al pueblo, la convence y no la vuelven a ver”, afirmó Rayo.

El familiar narró que horas más tarde él, junto a la comunidad y la Policía, hallaron al presunto responsable de la desaparición de la menor a quien en varias oportunidades le preguntaron por Sharick y este aseguró que no sabía de quién le hablaban.

“La comunidad lo golpeó. Eran cerca de dos mil personas las que tenían mucha ira, lloraban y estaban consternados. En ese momento, el sujeto confesó haberla asesinado y haberla abandonado en una caneca dentro de una casa vieja del barrio los Lagos”, aseguró Jorge.

Las autoridades del Guaviare confirmaron que, junto a la familia de la menor, fueron hasta el lugar y encontraron su cuerpo sin ropa y sin signos vitales.

Sharick Alejandra Buitrago Rayo cursaba la primaria en el Instituto Latorre Gómez del Guaviare. Era la única hija de Vicky Rayo, con quien vivía en el barrio El Recreo de ese municipio y actualmente no vivía con su padre, Alejandro Buitrago.

La madre de la menor trabajó hasta hace unos años como vigilante en una empresa de seguridad en ese departamento y el padre se dedicaba a oficios varios. Las dos familias eran conocidas en el sector pues llevan más de 40 años como residentes.

Al sujeto, presunto responsable de la muerte de la niña, le figuran diez anotaciones judiciales de las cuales tres son por acceso y actos sexual y carnal violento, además de tener una identificación falsa que le habría hurtado a su hermano en la ciudad de Villavicencio (Meta). Aún así se encontraba en libertad.

Habitantes del Retorno aseguran que el presunto delincuente vendía chorizos y no llevaba más de dos meses en ese municipio y que conocieron que en el sector de la libertad, zona rural de esa localidad. También habría tenido inconvenientes por tratar de abusar de una niña.

Los familiares de Sharick creen que a la niña se la habrían llevado con engaños, pues uno de los capturados por la Policía como sospechoso del crimen, se había ganado la confianza de ellos vendiendo y comprando chatarra y, además, era amigo del presunto asesino.

Escrito por: Steven Liévano/ Tomado de RCN Radio.

Deja Tu comentario en Facebook