Al InstanteColumnas de Opnion Casanare

Una naranja sin exprimir

Casanare tiene la materia prima para hacer un rico jugo de cultura, pero ante la posibilidad de elegir, han preferido las clásicas bebidas en cajas.

Por: Juan Manuel Silva Martínez

Lo digo porque al parecer esto de la crisis petrolera hizo visible cientos y cientos de apuestas que podrían ser la alternativa a la economía amarga que ha manejado el departamento.

Pero solo sé ha dejado pudrir el fruto cítrico y dulce, no se han aprovechado en lo absoluto. Se acaba la temporada y luego la naranja no tendrá las mismas propiedades.

Estamos en pleno invierno, llueve a cántaros las ideas y talentos, esto hace aún más dulce el fruto, de facto su contenido vitamínico aumenta y ayuda a prevenir infecciones y dolencias en la sociedad.

Cortes profundos de la delincuencia, la fiebre del consumo irresponsable de drogas, y los virus de abandonos en las escuelas.

Todo esto se puede prevenir aprovechando el fruto y ni hablar de la fibra, que ayudaría a la circulación del efectivo para alimentar a la misma sociedad.

Pero reitero, no se ha podido ni siquiera tomar un trozo de la fruta tan aclamada y apetecida.

Pero para poder obtener hay que sembrar en tierras fértiles, frescas y con los torrentes de agua que deja la lluvia de ideas.

Lamentablemente, solo se ha puesto ojo en tierras áridas y demasiado utilizadas, su fruto no ha aportado mucho y su contenido no ayuda lo suficiente a la prevención de enfermedades como las ya mencionadas.

Creo que la economía naranja en Casanare solo da jugo político, perfecto para la poca mermelada amarga que los bendecidos consumen.

Con rimas y los cantos de siempre, buscan seguir arando tierra que necesita abonarse con ideas frescas y orgánicas.

Pero eso debe acabarse y permitir que otros cultiven con técnicas, materiales, conocimiento e ideas nuevas.

Tal vez eso, pueda dar más naranjas y su jugo ayude a la sociedad para tomar las defensas que necesita e incluso puede sobrar, para una mermelada dulce y que alcance para los bendecidos, ojalá, también para los que no hacen parte de ellos.

Deja Tu comentario en Facebook

Etiquetas

Publicaciones relacionadas